Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

                                       

Hace unos días, vagando por Internet encontré una página con reproducciones de obras de Amedeo Modigliani (1884 - 1920), pintor por demás conocido pero que siempre es un placer revisitar. Sus estilizados retratos me hicieron pensar en algo de naturaleza lunar.

Frecuentemente los textos astrológicos describen el tipo lunar como un bebé fofo alimentado con excesiva dosis de papilla. La cara redonda recuerda la fase de la Luna llena, pero pocos -o ninguno- menciona la enigmática cara oculta y misteriosa de la luminaria. 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Frecuentemente se afirma que un planeta en detrimento -presente en el signo opuesto a su domicilio o exaltación- se encuentra debilitado, acrecentando sus facetas maléficas y disminuyendo sus efectos benéficos.

Sin duda una afirmación un tanto difícil de captar, en tanto implica una categórica e incuestionable división entre benéfico y maléfico –como el muchachito y el villano de los western de nuestra infancia- que no resulta tan sencilla, pues ya hemos aprendido a dudar de los buenos buenísimos y de los malos malísimos.

Previo a definir la particularidad del funcionamiento de un planeta en esta posición, vale recordar que el exilio o el destierro era una severa condena para el ciudadano de la Grecia clásica, en tanto lo sometía a una experiencia de extrañamiento como consecuencia del quiebre de los lazos del ciudadano con la polis.

Devenir extranjero, significa entre otras cosas, entrar a un territorio cuyo código resulta ajeno, desconocido. Perder la lengua materna, no se reduce a un problema intelectual sino principalmente a un asunto emocional de percibirse desenraizado, extraño para sí mismo.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Cuando la Tradición dejó estipulada las regencias planetarias, habilitó a visualizar el zodíaco como un espejo.

Si trazamos un eje entre Cáncer/Leo y Capricornio/Acuario dividiendo el zodíaco en dos mitades, los planetas quedan reflejados en su igual del otro hemiciclo: Saturno se superpone a Saturno, Júpiter a Júpiter, hasta llegar a las luminarias.

Esta distribución simétrica, permite dar una vuelta de tuerca a la comprensión de los aspectos. La palabra aspecto proviene del latín y significa mirarse recíprocamente. En los textos redactados siglos pasados, es frecuente encontrar expresiones al estilo de “Si Júpiter mira a la Luna...” reforzando la idea de reflejar o espejar.

En mi época de estudiante, enloquecí a mis buenos y pacientes profesores preguntando quién o cómo se determinó que un ángulo de 120º facilitaba la vida, mientras que uno de 180º la dificultaba. Las respuestas variaban entre explicaciones matemático-cabalistas al estilo de “3 es el número de la perfección, de la Trinidad Sagrada. Dos simboliza la confrontación” o pragmáticas. Estas remitían a la experiencia de un ingeniero en sonido que descubrió que cuando los planetas en el cielo se encontraban mayoritariamente conformando aspectos tensos las emisiones radiales salían interferidas, sin causas meteorológicas que lo justificasen.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Cada vez encontramos más y más libros o artículos dedicados a los planetas transaturninos, su significación, el funcionamiento, etc. Sin desmerecer la importancia de los mismos, tengo la sensación que cuanto más nos dedicamos al más allá de Saturno, estamos perdiendo perspectiva del más acá de Saturno.

Dicho de otro modo, cuanto más nos abocamos a definir las características de los planetas exteriores -trascendentes en un sentido, y masivos en otro- menos reflexionamos sobre la individualidad. O peor aún, siguiendo el ritmo de los tiempos, masificamos al sujeto, con apelaciones que parecen apuntar a la trascendencia. Así surgen apelaciones a caminos de auto conocimiento que parecen venderse en los shoppings: cómo hacerse chamán en un fin de semana o iluminarse en una sesión.

En el panorama de esta carencia, existen algunos planetas pobremente tratados, como es el caso de Marte. Poco más, poco menos, la mayoría de los autores insisten en: valor, agresividad, tosquedad, individualismo y un par de palabras más.

¿Será posible darle alguna vuelta, y enfocar otras facetas de este planeta? Creemos que sí, pero empecemos la tarea.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Reiteradamente definimos el zodíaco como un mandala, un término hindú que en sentido estricto significa círculo. En sentido amplio, coinciden con su esencia, la flor de loto, el laberinto, la rosa, la planta de algunos edificios, el horóscopo, es decir todo lo que se irradia simétricamente desde un centro.

Hasta fines del siglo XIX en Europa y aún hoy en la India, se representa el mapa natal mediante un cuadrado -símbolo de la tierra, la materia, la limitación- y no como un círculo -el cielo, lo infinito, lo universal-.

Tal vez podría inferirse que el cambio de representación, varía desde una mirada netamente inmóvil, estable, hacia una interpretación dinámica, en movimiento perpetuo.

El zodíaco, pensado como un mandala, cumple la función de aglutinar lo disperso en torno a un eje. Es una imagen sintética del dualismo entre exterioridad e interioridad, variedad y unidad, diferenciación y unificación. Su forma circular remite a la idea del regreso a la unidad tras la multiplicidad, con significado de perfección y eternidad. Representa el tiempo así como el espacio, el ciclo, el eterno retorno.

Puede pensarse como una hierofanía en tanto algo sagrado se manifiesta, conformando una imagen del mundo.

Debido a su carácter estructural, permite diferentes entradas, salidas, circulaciones internas que lejos de amenazar su totalidad, la refuerzan. Así podemos pensarlo de acuerdo a los elementos, las modalidades, o las polaridades de sus sus signos. O bien dividirlo por hemisferios y cuadrantes. O de acuerdo a cómo se vinculan los planetas con los signos.

   

Conectarse  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

0.png2.png4.png3.png9.png6.png9.png
Hoy152
Ayer235
Ultima semana387
Ultimo mes2664
Total243969

Sus datos de conexión

  • IP: 52.91.245.237
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

3
en línea

Martes, 11 Diciembre 2018 18:22
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia