Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Un estudioso atento de la Astrología contemporánea, es probable que se sienta algo sorprendido al recorrer la bibliografía actual: por un lado aparece un material ameno, dinámico, que realiza un relato interesante de numerosos temas sobre la base de un discurso astrológico con pocas apreciaciones técnicas y casi o ninguna definición concreta de algún asunto específico. Un mix de varias corrientes psicológicas, un compilado rápido de filosofías orientales, todo bajo una perspectiva New Age.

El resultado de esta corriente, puede sintetizarse en un agudo comentario del sociólogo Zygmunt Bauman, en su libro Amor líquido:

“…los astrólogos de eras pasadas solían decirles a sus clientes lo que el destino inexorable, inapelable e implacable les deparaba, sin importar lo que hicieran o dejaran de hacer. Los expertos de nuestra modernidad líquida muy probablemente responsabilizarán a sus desconcertados y perplejos clientes.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

El descubrimiento de los planetas ubicados más allá de la órbita de Saturno, posibilitó relacionar su actividad con acontecimientos sociales y políticos simultáneos al momento de su visualización.

Así, Urano (1781) quedará relacionado desde la perspectiva de la astrología política o mundana a dos revoluciones: la declaración de la independencia de las colonias norteamericanas (1776) y la Francesa (1789).

Neptuno (1846) se ensamblará con las luchas populares que se propagaron por toda Europa, el Primer Congreso por los Derechos de la Mujer, la primera edición del Manifiesto Comunista.

Por último, Plutón (1930) se asociará con la crisis económica producida por el quiebre de las Bolsas, y los líderes de grandes movimientos de masas: B. Mussolini (fascismo), A. Hitler (nazismo), J. Stalin (comunismo).

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

El astrólogo vienés, Oskar Adler, alude en una de sus numerosas conferencias, a la correlación entre el tiempo semanal y el sistema solar. (1)

El periodo de la semana constituido por siete días, se encuentra mencionado en el primer capítulo de la Biblia bajo la forma de los siete días de la creación, de los cuales el séptimo es festejado como el día del Sabbath.

Desde la antigüedad, se relacionaron los siete días semanales con los siete planetas que constituían el universo conocido, de manera que a cada uno de ellos le fue asignado el dominio sobre un día determinado de la semana.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

En una entrada anterior mencionamos la necesidad de reflexionar sobre la vigencia de ciertas interpretaciones que el devenir del tiempo tornaron obsoletas.

Las casas, en tanto encierran el significado de circunstancias humanas, es tal vez el área donde más se hace necesario revisar algunos conceptos.

¿Qué son las casas derivadas? Aquellas que toman cualquier sector del mapa como casa I y desde allí encuentran relaciones que no existían en una primera mirada.

Como ejemplos prácticos: ninguna casa presenta la categoría en sí misma de cuñado/a. Las reglas de parentesco indican que o bien es el esposo/a de mi hermano/a o el hermano/a de mi cónyuge. En el primer caso, ubico primero a mi hermana (casa III) que se transforma en la casa I de una nueva serie y desde ella cuento VII (esposo). De manera que la casa IX representará a mi cuñado. En el segundo caso, ubico a mi marido en su casa respectiva (VII) que se convierte en I y desde allí cuento hasta la III (hermano), con lo que nuevamente arribamos a la IX.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

La Astrología necesita -como cualquier otra disciplina- revisar periódicamente sus contenidos. ¿Por qué? Simplemente porque los cambios sociales y culturales tornan obsoletas algunas definiciones.

Concretamente me refiero a la casa VI y su relación con los llamados “animales pequeños”, diferenciados de las “animales grandes o feroces” localizados en la opuesta casa XII.

Recordemos que en la antigüedad los animales domésticos se relacionaban con la utilidad que brindaban a sus dueños -de allí su relación con la casa VI, de los “sirvientes”-. La gallina ponía huevos, la oveja daba la lana, la cabra ofrecía su leche. En cuanto a los perros, pastoreaban el ganado, avisaban cuando se acercaba un extraño y los gatos mantenían libre de roedores el territorio a su cargo. Tareas que aún siguen desarrollando en áreas rurales pero no así en las ciudades, donde los animales domésticos se convirtieron en mascotas.

   

Conectarse  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

0.png2.png4.png3.png9.png6.png9.png
Hoy152
Ayer235
Ultima semana387
Ultimo mes2664
Total243969

Sus datos de conexión

  • IP: 52.91.245.237
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

3
en línea

Martes, 11 Diciembre 2018 18:25
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia