Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

En las primeras décadas del siglo XX, la astrología dio otra de sus periódicas “vueltas de tuerca”, guiada por el afán de popularizar sus conceptos.

A fines del siglo XIX, los conocimientos astrológicos circulaban básicamente dentro de grupos esotéricos, iniciáticos, organizados en logias más o menos cerradas al público general, cuyos miembros disponían de una formación en diferentes ámbitos, entre ellos el astrológico.

Los nuevos tiempos demandaban una democratización, una horizontalización de la circulación del conocimiento. Amplias capas de la población recientemente alfabetizadas constituían un público de nuevos lectores ávidos de acceder a textos y publicaciones.

Frente a esta realidad diferente, varios astrólogos, entre otros Alan Leo y Grant Lewis, encararon la tarea de propalar una astrología de divulgación general. Para ello consideraron necesario allanar conceptos muchas veces oscuros e incomprensibles para un lego en la materia.

En esa época comienza entonces la equiparación de signos y casas (Aries = casa I; Tauro = casa II, etc.) y cierto enlace de significado con la presencia planetaria, al estilo de Marte en casa I, es como si el nativo fuese ariano.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Procusto era el apodo de un posadero de Eleusis, famosa ciudad de la antigua Grecia donde se celebraban los Misterios. Hijo de Poseidón, el dios de los mares, su estatura era notable y su fuerza colosal. Si bien su verdadero nombre era Damastes, lo apodaban Procusto, ("el estirador"), por su peculiar manera de tratar a los huéspedes de su taberna. Los obligaba a acostarse en una cama. Si la estatura de la víctima era mayor que el largo del lecho, le cercenaba el sobrante, si era menor, lo estiraba hasta que se ajustara exactamente al tamaño del catre. Procusto terminó su existencia sometido por Teseo a la misma tortura que sus víctimas.

Esta leyenda ha quedado en la tradición popular, como referencia de aquellos que pretenden acomodar la realidad a la estrechez de su particular visión de las cosas.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Un estudioso atento de la Astrología contemporánea, es probable que se sienta algo sorprendido al recorrer la bibliografía actual: por un lado aparece un material ameno, dinámico, que realiza un relato interesante de numerosos temas sobre la base de un discurso astrológico con pocas apreciaciones técnicas y casi o ninguna definición concreta de algún asunto específico. Un mix de varias corrientes psicológicas, un compilado rápido de filosofías orientales, todo bajo una perspectiva New Age.

El resultado de esta corriente, puede sintetizarse en un agudo comentario del sociólogo Zygmunt Bauman, en su libro Amor líquido:

“…los astrólogos de eras pasadas solían decirles a sus clientes lo que el destino inexorable, inapelable e implacable les deparaba, sin importar lo que hicieran o dejaran de hacer. Los expertos de nuestra modernidad líquida muy probablemente responsabilizarán a sus desconcertados y perplejos clientes.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Mercurio -como cualquier otro planeta- presenta una serie de características propias, particulares y distintivas, pero sin duda el concepto central se refiere a su dominio sobre el campo de la lógica.

La Lógica es una ciencia formal que estudia la estructura o formas del pensamiento -proposiciones, conceptos y razonamientos- para establecer leyes y principios válidos a fin de obtener criterios de verdad. El término procede del latín logĭca, y a su vez del griego λογική (logike, “que posee razón”, “intelectual”, “dialéctico”, “argumentativo”), que a su vez deriva de la palabra λόγος (“logos”, “palabra”, “pensamiento”, “razón”, “idea”, “argumento”).

La definición del párrafo anterior se refiere a una valorada forma del pensamiento básicamente occidental: la lógica formal que se desentiende del contenido para quedarse sólo con la estructura, al estilo de A=B y B=C, por lo tanto C=A.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

El descubrimiento de los planetas ubicados más allá de la órbita de Saturno, posibilitó relacionar su actividad con acontecimientos sociales y políticos simultáneos al momento de su visualización.

Así, Urano (1781) quedará relacionado desde la perspectiva de la astrología política o mundana a dos revoluciones: la declaración de la independencia de las colonias norteamericanas (1776) y la Francesa (1789).

Neptuno (1846) se ensamblará con las luchas populares que se propagaron por toda Europa, el Primer Congreso por los Derechos de la Mujer, la primera edición del Manifiesto Comunista.

Por último, Plutón (1930) se asociará con la crisis económica producida por el quiebre de las Bolsas, y los líderes de grandes movimientos de masas: B. Mussolini (fascismo), A. Hitler (nazismo), J. Stalin (comunismo).

   

Conectarse  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

0.png2.png6.png0.png1.png0.png0.png
Hoy78
Ayer272
Ultima semana626
Ultimo mes4636
Total260100

Sus datos de conexión

  • IP: 52.91.176.251
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

2
en línea

Miércoles, 20 Febrero 2019 09:34
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia