Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Por varias razones son energías que plantean dificultades a la hora de interpretarlas en un tema natal.

La primera de ellas es una marcada contradicción básica. Por un lado se los denomina trascendentes a la vez que se los define como de acción imprevisible -Urano-, engañoso y predispuesto a la estafa -Neptuno- y descubridor de lo oculto bajo la alfombra -Plutón-.

Ahora bien ¿alguien puede explicar qué relación existe entre la trascendencia y lo azaroso, el espejismo, y la función de la aspiradora? Sospecho que no. Es probable que pasado el momento, alguien saque una enseñanza importante de esos acontecimientos, pero lo mismo podría decirse de cualquier otra activación planetaria.

El segundo asunto es que se le otorga una regencia sobre los signos en el mismo plano que los planetas del septenario tradicional. Así todos los nacidos bajo Acuario están mañana, tarde y noche perfilando teorías revolucionarias, los Piscis están perpetuamente en estado de ensoñación, mientras que los escorpianos viven su existencia dentro de un volcán transformativo.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Todos los astrólogos dedicados a la consulta, nos tropezamos a menudo con pequeños detalles de la carta natal para los que no tenemos definiciones claras en nuestro bagaje de conocimientos. Las más de las veces, las pasamos por alto, y aunque no siempre sean esenciales para la calidad de la interpretación, no deja de ser una pena perder sutilezas que ayudan a una mejor comprensión del tema que analizamos.

Planetas presentes en una casa, en un signo distinto al de la cúspide.

Comencemos con un ejemplo: una casa VI con cúspide en Cáncer y Urano en Leo presente allí. La persona se aproxima a la actividad laboral con una actitud tímida, reservada y hasta sumisa.

Pero a poco de andar, el planeta -sea cual sea- hace valer su carga de energía. De manera que siguiendo con el ejemplo, quien parecía aceptar sin rebeldía las normas laborales se transforma en alguien cuestionador, individualista, seguro de su inteligencia, y absolutamente convencido que él organizaría mucho mejor las tareas.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Procusto era el apodo de un posadero de Eleusis, famosa ciudad de la antigua Grecia donde se celebraban los Misterios. Hijo de Poseidón, el dios de los mares, su estatura era notable y su fuerza colosal. Si bien su verdadero nombre era Damastes, lo apodaban Procusto, ("el estirador"), por su peculiar manera de tratar a los huéspedes de su taberna. Los obligaba a acostarse en una cama. Si la estatura de la víctima era mayor que el largo del lecho, le cercenaba el sobrante, si era menor, lo estiraba hasta que se ajustara exactamente al tamaño del catre. Procusto terminó su existencia sometido por Teseo a la misma tortura que sus víctimas.

Esta leyenda ha quedado en la tradición popular, como referencia de aquellos que pretenden acomodar la realidad a la estrechez de su particular visión de las cosas.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

En las primeras décadas del siglo XX, la astrología dio otra de sus periódicas “vueltas de tuerca”, guiada por el afán de popularizar sus conceptos.

A fines del siglo XIX, los conocimientos astrológicos circulaban básicamente dentro de grupos esotéricos, iniciáticos, organizados en logias más o menos cerradas al público general, cuyos miembros disponían de una formación en diferentes ámbitos, entre ellos el astrológico.

Los nuevos tiempos demandaban una democratización, una horizontalización de la circulación del conocimiento. Amplias capas de la población recientemente alfabetizadas constituían un público de nuevos lectores ávidos de acceder a textos y publicaciones.

Frente a esta realidad diferente, varios astrólogos, entre otros Alan Leo y Grant Lewis, encararon la tarea de propalar una astrología de divulgación general. Para ello consideraron necesario allanar conceptos muchas veces oscuros e incomprensibles para un lego en la materia.

En esa época comienza entonces la equiparación de signos y casas (Aries = casa I; Tauro = casa II, etc.) y cierto enlace de significado con la presencia planetaria, al estilo de Marte en casa I, es como si el nativo fuese ariano.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Mercurio -como cualquier otro planeta- presenta una serie de características propias, particulares y distintivas, pero sin duda el concepto central se refiere a su dominio sobre el campo de la lógica.

La Lógica es una ciencia formal que estudia la estructura o formas del pensamiento -proposiciones, conceptos y razonamientos- para establecer leyes y principios válidos a fin de obtener criterios de verdad. El término procede del latín logĭca, y a su vez del griego λογική (logike, “que posee razón”, “intelectual”, “dialéctico”, “argumentativo”), que a su vez deriva de la palabra λόγος (“logos”, “palabra”, “pensamiento”, “razón”, “idea”, “argumento”).

La definición del párrafo anterior se refiere a una valorada forma del pensamiento básicamente occidental: la lógica formal que se desentiende del contenido para quedarse sólo con la estructura, al estilo de A=B y B=C, por lo tanto C=A.

   

Conectarse  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

0.png2.png4.png3.png9.png6.png9.png
Hoy152
Ayer235
Ultima semana387
Ultimo mes2664
Total243969

Sus datos de conexión

  • IP: 52.91.245.237
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

3
en línea

Martes, 11 Diciembre 2018 18:23
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia