Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Ahora enfocaremos el funcionamiento de los planetas retrógrados sobre la carta natal dinámica.

Tránsitos.

La casa por la que transita el planeta retrógrado necesita una revisión, una evaluación retrospectiva.

Si en el retroceso conjunta un planeta natal, el planteo también se extiende al planeta transitado. Por ejemplo: Júpiter R. conjunto a Venus natal: ¿Por qué no ser más confiados y abiertos en los vínculos?

Mercurio (24 días, tres veces al año). ¿Qué errores se cometieron por falta de reflexión? Evaluar la capacidad de comunicación.

Venus (42 días cada año y medio aproximadamente). Reconsiderar el valor de las relaciones. Retomar trabajos creativos o artísticos. Revisar asuntos financieros.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Todos los planetas -con excepción de las luminarias- manifiestan periódicamente un movimiento retrógrado, en contra del orden de los signos. Dentro del movimiento normal o “directo” muestran cada tanto una velocidad máxima y una velocidad mínima que se denomina “estacionario”, previa a ir en dirección opuesta hasta alcanzar poco a poco nuevamente un máximo de velocidad, una vez lograda vuelve lentamente al estado estacionario, tras lo cual retoma el sentido directo.

Este extraño vaivén desde el punto de vista geocéntrico, no existe para el punto de vista heliocéntrico: para un observador parado en el Sol mismo, solamente existiría el movimiento directo de los planetas.

Para hablar de esta retrogradación aparente, diferenciaremos dos grupos de planetas:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

El nombre de Marcel Proust, remite de inmediato a su obra más famosa “En busca del tiempo perdido”escrita entre 1908 y 1922 con siete partes que fueron publicadas entre 1913 y 1927.

Una fría noche de invierno, mientras saboreaba un té acompañado de una magdalena, una sensación de bienestar emergió sutilmente a través de las brumas de la memoria. El recuerdo lo remitió a los domingos de su infancia, cuando su tía Léoni le hacía saborear esa masa impregnada en té. A partir de su vivencia adulta se van encadenando una serie de remembranzas de niño: su casa natal, la gente del pueblo, la iglesia, su tía, los jardines...

El pasado se imprimió sobre el presente, y así lentamente se configuró una narración sobre el fenómeno de la memoria que delineó la estructura de su gran obra. La particularidad de su escritura radica en que el fenómeno de la reminiscencia no es “cinematográfica”, no es un relato de situaciones ni anécdotas conformando una historia, sino que es esencialmente sensorial. Decía Proust que la memoria del olor y del sabor quedan grabadas de manera más vivaz que las imágenes y las formas.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Entre noviembre de 2015 y setiembre de 2016, ambos planetas conforman en el cielo una cuadratura entre los signos de Sagitario y Piscis. Suma un matiz interesante a esa configuración que el dispositor de ambos signos -Júpiter- se ubica a su vez en Virgo, en exilio, y por momentos del ciclo conforma una T cuadrada, debido a la oposición con Neptuno y la cuadratura con Saturno.

Como toda configuración de planetas lentos, da pie a variadas interpretaciones, e intentando no reiterar lo ya enunciado por otros colegas, propongo ingresar a su comprensión desde una mirada no estrictamente astrológica.

Una opción es recordar la frase evangélica: “Pagad pues al César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios” (Mateo 22:21). Tal vez la forma más sucinta de diferenciar las responsabilidades terrenales (Saturno) de las trascendentes (Neptuno).

Otra vía de acceso nos lleva a recordar que luego de que Adán y Eva son expulsados del Paraíso, abandonan su patria y se tornan extranjeros, emigrados. Dado que la patria es el cielo, el hombre es un extranjero durante su vida terrenal. Concepto interesante de recordar hoy, cuando enormes masas de migrantes buscan un lugar donde afincarse.

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

Prosiguiendo con el tema de la entrada anterior, es pertinente dar un vistazo al elemento del signo ascendente.

Fuego. Ubican al nativo en la vida misma, con una vivacidad espontánea. Los impulsos para ejercitar su voluntad a fin de enfrentar los distintos desafíos se tornan un motor esencial de la existencia.

Aire. Se desvanece la vivacidad espontánea, tomando su lugar el pensamiento. Entre la vida y su propia vitalidad aparece la teoría, sean más o menos conscientes de ello.

Agua. Perciben la vida con una extraña mezcla de nostalgia y protesta. Añoran morar en el universo de su imaginación, como protagonistas de un sueño eterno o de los cuentos de hadas de la niñez. Se rebelan cuando el mundo exterior les exige salir de su estado difuso de reminiscencia.

Tierra. El nativo se vive como un trabajador que ansía ponerse en acción, ejecutar, realizar sin importarle si su ambición es grande o pequeña. El amor por la materia y la naturaleza se desarrollan intensamente. Anhelan construir en la realidad física, e instalarse como si permanecieran en el mundo para siempre.

Por lo tanto, definimos a los ascendentes en Fuego como voluntariosos; a los de Aire como pensadores; a los de Agua como sentimentales; a los de Tierra como hacedores.

   

Conectarse  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

0.png2.png4.png3.png9.png6.png9.png
Hoy152
Ayer235
Ultima semana387
Ultimo mes2664
Total243969

Sus datos de conexión

  • IP: 52.91.245.237
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

3
en línea

Martes, 11 Diciembre 2018 18:25
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia