Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

ESCUELA FLAMENCA. EL ELEMENTO TIERRA EN LA PINTURA 1Entre la segunda mitad del siglo XV y principios del XVI surgió un prodigioso movimiento artístico en las ciudades de Flandes, cuya influencia se extendió por Europa. Una primera generación la constituyeron los hermanos Van Eyck, Roger Van Der Weyden, Robert Campin y Patinir. En la camada siguiente sobresalen Memling, Gerad David y El Bosco.

La época se caracterizó por el desarrollo de una poderosa industria textil, que acrecentó el florecimiento de una burguesía ciudadana pujante, convertida en promotora de obras artísticas.

Los pintores adquirieron un nuevo estatus, en tanto fueron cotizados, recibiendo numerosos encargos, tanto de familias burguesas como de gremios y pequeñas parroquias.

La técnica derivó hacia la miniatura, la pintura de caballete y el retrato de quien encargaba la obra incluido en la composición del cuadro.

 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

regenciasSi bien es un tema que todos conocemos desde las primeras clases de Astrología, y desde Ptolomeo en adelante se constituye en una verdad axiomática, cabe todavía alguna reflexión.

Y antes aún, merece una definición. Un planeta en su regencia, se lo definió tradicionalmente, como "un señor dueño de su casa y de sus bienes", es decir que no depende de nadie más que de sí mismo. Podemos pensarlo también como un intérprete eximio de la partitura propia del signo.

Partiendo de las luminarias en Cáncer y Leo, tendrán un despliegue simétrico: Mercurio en Géminis y Virgo; Venus en Tauro y Libra; Marte en Aries y Escorpio; Júpiter en Piscis y Sagitario; Saturno en Acuario y Capricornio.

De esta manera quedan conformado dos semi - círculos: de la Luna a Saturno, desde Cáncer a Acuario y del Sol nuevamente a Saturno, desde Leo a Capricornio.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

                                 

Los siete planetas tradicionales esbozan el perfil individual del sujeto: definen su carácter y describen la inmanencia humana. Constituyen la subjetividad de percepción de una determinada realidad, de un tiempo y un espacio donde se despliega la vida.

Los planetas transaturninos, por el contrario, pueden definirse como trascendentes, esto es más allá de la realidad vivenciada desde la experiencia de la conciencia personal. Estabilizan al hombre, posibilitando trasponer el límite de su si mismo. Suelen definírselos como generacionales, en tanto la generación incluye al sujeto en una pertenencia mayor.

Particularmente Urano y Neptuno ofrecen una escenografía, un telón de fondo de la época, que podemos denominar filosofía de vida o espíritu de los tiempos, siendo finalmente lo que otorga rasgos propios y cohesión a una determinada generación.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

walt whitmanRecordemos algunas características propias del elemento, señaladas por O. Adler en “La Astrología como ciencia oculta”.

El Fuego denota un principio absolutamente activo, correspondiente al núcleo del yo o voluntad, tornándose alegre, optimista, siempre atento a un futuro que no duda, será mejor; a una renovación de su certeza individual.

Es idealista en cuanto se sostiene en un ideal moral que vivencia como un mandato imperativo que emana de una voluntad superior a la propia. Su máximo peligro radica en el derrumbe de los ideales.

Su ética gira alrededor de la libertad como mandato último de la conciencia.

Mediante el arte expresa el triunfo de la luz sobre la oscuridad y de la alegría sobre el sufrimiento. Luz y alegría que se convierten en mensajes morales.

En tanto que desde la perspectiva erótica, la sensualidad es el vehículo para revivir la unión primordial de lo masculino y lo femenino, la pareja fundante, etc.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Hace años escuché decir a Ismael Gil -astrólogo español- que cada generación padece el Plutón de sus padres. Su frase me impresionó, y tiempo después me permití modificarla. No sólo se padece, sino que a través de Plutón se recibe un legado ancestral. Cada nueva generación, recibe la carga de la herencia de sus mayores, conformando un eslabón de la cadena evolutiva de la humanidad. Lo que se haga con ese legado, dependerá en gran medida de la configuración que presente Plutón en la carta natal.

¿Qué caracteriza a las generaciones que comparten el mismo signo para Plutón, en función de las expectativas depositadas en su descendencia?

Plutón en Cáncer (1912/14 – 1937/39). Fue una generación de padres marcados por el horror de la I Guerra Mundial, las emigraciones por razones bélicas, por la pobreza o buscando un horizonte venturoso para el futuro de sus hijos. El mito de la familia se tornó el mayor de los legados a su prole. Fluctuaron entre la nostalgia –agua- de un mundo perdido y la construcción de una nueva pertenencia –cardinal-.

   

Conectarse  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

0.png2.png4.png3.png9.png6.png9.png
Hoy152
Ayer235
Ultima semana387
Ultimo mes2664
Total243969

Sus datos de conexión

  • IP: 52.91.245.237
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

3
en línea

Martes, 11 Diciembre 2018 18:23
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia