Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

LA LENGUA Y EL MUNDO 0 SOBRE EL EJE III/IXEn febrero pasado falleció el crítico de arte y estudioso de la cultura, George Steiner (1929 – 2020).

Leyendo la nota dedicada a su vida y obra en el suplemento cultural del periódico Pagina 12, di con unas frases que me conmovieron, y que además como suele suceder -y esto es tal vez una de las emociones más intensas producida por la aventura de estudiar y pensar en términos astrológicos- me permitió pensar desde otra perspectiva un concepto habitual y más que conocido.

En su libro “Después de Babel”, publicado en 1975 (corregido y reeditado dos décadas después) realizó una fuerte crítica al régimen académico. En ese texto escribió:

Cada lenguaje humano traza un mapa del mundo de diferente manera”.

Cada lengua –y no hay lenguas menores o ‘insignificantes’– funda un conjunto de mundos posibles y geografías de la memoria”.

Cuando un idioma muere, con él muere un mundo posible”.

¿No es maravillosa la claridad con que define el juego dialéctico entre las casas III y IX? Cuánto mejor entenderíamos la dinámica de ese eje si hubiéramos leído a Steiner además de esas definiciones mecánicas -y escasas- de: pensamiento concreto/pensamiento abstracto. Lo cercano/lo lejano. Viajes cortos/viajes largos. Estudios elementales/estudios superiores. Y otro montón de lindezas que sólo parecen trasuntar que o charlamos trivialidades con el vecino o nos dedicamos a pensar cosas trascendentes. Parece que no se puede simultáneamente ser erudito y saludar al de la casa de al lado.

No extraña que Steiner, un hombre nacido en un hogar vienés acomodado, de origen judío, donde convivían varios idiomas maternos: alemán, francés e inglés, y cuya familia emigró a Estados Unidos debido al avance del nazismo, para luego instalarse en Londres, tuviera una captación tan aguda de la importancia de la lengua (casa III) como motor fundamental que posibilita construir mundos y cosmovisiones (casa IX).

Postulaba el “nomadismo” como la mejor forma de vida, una “diáspora” natural, conceptos que desarrolló en el hermoso artículo: “Nuestra verdadera patria, el Libro” donde ponía en cuestión el posible perjuicio para la riqueza de la cultura judía que originaría la fundación del Estado de Israel.

En un diálogo con Antoine Spire, publicado en 2000 con el título “La barbarie de la ignorancia”, defendió el concepto de cosmopolita: “...un término bello en su sentido griego...”. Cosmopolita viene del griego κοσμοπολίτης, compuesta con κόσμος (kósmos): mundo, universo, orden, y πολίτης (polites): ciudadano. De modo que el término significa ciudadano del cosmos, del universo, posible y hermosa definición de la casa IX.

Interesante discrepancia con el tan abusivo término globalización, una especie de no lugar de indiferenciada pertenencia. No es lo mismo comer una hamburguesa en Hanoi de igual sabor que la que se digiere en Buenos Aires, que ser huéspedes de otros hombres, poder acoger a los demás y entrar en contacto estrecho con ellos.

Para concluir, un par de ideas enunciadas por G. Steiner: “...aprender a ser invitados unos de otros en esta tierra”. “Dar a un niño una serie de lenguas equivale a dar a su personalidad un sentido ampliamente humano. Las literaturas de que dispone, la historia de una tradición diferente, ¡es lo esencial! (...) Los hombres tienen piernas: (...) las lenguas nos confieren esas piernas. Podemos ser huéspedes de otros hombres, comprender lo que nos dicen y responderles”.

No tiene derechos para añadir comentarios

   

Conectarse  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

0.png4.png0.png5.png8.png2.png8.png
Hoy92
Ayer224
Ultima semana316
Ultimo mes4429
Total405828

Sus datos de conexión

  • IP: 3.238.147.211
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

1
en línea

Martes, 24 Noviembre 2020 14:57
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia