Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La Astrología necesita -como cualquier otra disciplina- revisar periódicamente sus contenidos. ¿Por qué? Simplemente porque los cambios sociales y culturales tornan obsoletas algunas definiciones.

Concretamente me refiero a la casa VI y su relación con los llamados “animales pequeños”, diferenciados de las “animales grandes o feroces” localizados en la opuesta casa XII.

Recordemos que en la antigüedad los animales domésticos se relacionaban con la utilidad que brindaban a sus dueños -de allí su relación con la casa VI, de los “sirvientes”-. La gallina ponía huevos, la oveja daba la lana, la cabra ofrecía su leche. En cuanto a los perros, pastoreaban el ganado, avisaban cuando se acercaba un extraño y los gatos mantenían libre de roedores el territorio a su cargo. Tareas que aún siguen desarrollando en áreas rurales pero no así en las ciudades, donde los animales domésticos se convirtieron en mascotas.

¿Qué es una mascota? Según http://definicion.de/mascota, es un término que proviene del francés mascotte y se utiliza para nombrar al animal de compañía. No son destinados al trabajo ni tampoco sacrificados para convertirlos en alimento.

De manera que los denominados “animales pequeños” no cambiaron su tamaño, pero sí mutaron su función de utilidad hacia motivos sociales, lúdicos o educativos. Ciertamente que pueden desarrollar una función afectivamente útil: acompañar a una persona sola, mejorar la socialización en algunas patologías como el autismo, aumentar la autoestima de algunos individuos que se saben indispensables para el bienestar de su mascota, u obligar a su dueño a salir a caminar para pasearlo y quebrar sus hábitos sedentarios. Claramente estamos en el campo de los sentimientos, del amor, del cuidado y no el de la laboriosidad.

Los animales comenzaron a domesticarse como mascotas en la prehistoria, pero excepto algún emperador o aristócrata de la corte, no existían las mascotas con el valor que hoy le otorgamos.

¿No sería tiempo de trasladar las mascotas a la casa V? ¿No es más lógico pensar que el caniche toy de mi vecina que ladra porque está solo, o porque está contento, o porque sencillamente ejercita sus cuerdas vocales, cumple la función de alegrarle la vida -a ella, no así al resto del consorcio- y al que le habla todo el tiempo en diminutivo como si fuese un niño pequeño, es más propio de la casa de los hijos y los afectos que de la pragmática casa VI?

¿Y qué decir de esos hermosos gatos perezosos más parecidos a un almohadón peludo que a un eximio cazador que pasan sus horas descansando como si hubiesen corrido a un centenar de ratones y que pasaran su vida sin ver uno ni siquiera en dibujos animados?

En resumen, en este caso como en muchos otros, es conveniente evaluar la función -gratificación afectiva- y no el objeto -el animal-. Así resultará más claro la razón de mudar a las mascotas de la casa VI a la V.

Comentarios   

+1 # Silvia Ceres 04-01-2015 11:35
Gracias Gladys. Cariños.
+1 # Gladys Trincado 30-12-2014 18:46
Excelente comentario sobre las mascotas Silvia, lo quise pegar en mi muro pero no pude, no importa, igual lo leì. Besos, Gladys.

No tiene derechos para añadir comentarios

   

Conectarse  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

0.png2.png4.png3.png9.png6.png9.png
Hoy152
Ayer235
Ultima semana387
Ultimo mes2664
Total243969

Sus datos de conexión

  • IP: 52.91.245.237
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

3
en línea

Martes, 11 Diciembre 2018 18:24
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia