Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

¿A QUÉ LLAMAMOS PREDICCIÓN?Días atrás recibí un mensaje de alguien desconocido que preguntaba ¿Ud. hace astrología predictiva? Respondí: En principio sí, pero explíqueme qué necesita para ver si nos referimos a lo mismo. Su respuesta fue contundente: Quiero que me diga cómo será mi vida afectiva desde ahora hasta el último día de mi vida. Añadía algunas inquietudes más como si volvería su marido o si tendría un nuevo amor e hijos.

Demás está decir que decliné encargarme de tan ardua tarea. Pero sirva el episodio para plantearnos ¿a qué nos referimos cuando hablamos de predicción?

Primera aclaración: todo saber sistemático implica un sesgo predictivo. Cuando el médico receta una medicina y dice en una semana se pasará el malestar, o el abogado afirma que en seis meses estará resuelto el asunto está efectuando una predicción, es decir, está asegurando algo que sucederá en un futuro. A estos ejemplos podemos sumarle el pronóstico climático o los panoramas enunciados por los economistas -bastante errados por cierto- para sólo mencionar temas de la vida cotidiana.

¿Qué aporta el conocimiento astrológico en particular a este panorama? Si hacemos un poco de historia, Grecia diferenciaba la cantidad de tiempo (Cronos) de la calidad del tiempo (Kairos).

Cuando decimos “hace meses que no veo a Fulano” o “ayer hablé con Mengano” estamos en el campo de Cronos (cantidad). El terreno de Kairos (calidad) es un saber que posee cualquier agricultor: un tiempo adecuado para que crezca mejor tal o cual cultivo.

Nuestra cultura urbana se encuentra cada vez más alejada de la comprensión de los periodos adecuados. La luz eléctrica, los sistemas de refrigeración o calefacción, los productos agrícolas tecnificados que permiten llenar las góndolas del supermercado todo el año con frutos independizados de su época de cosecha, etc. arrinconan cada vez más al tiempo en su categoría de cantidad menguando el concepto del tiempo próspero para…

Cualquier sistema predictivo que implemente un astrólogo -tránsitos, revoluciones, direcciones- es un cruce de ambos conceptos. Por dar un ejemplo sencillo: si el consultante tiene próximamente un tránsito de Júpiter (regente y ocupante de su casa II) por su MC, evaluamos que en determinado lapso (cantidad) tendrá una expansión económica (casa II) ligada a su actividad profesional (casa X).

Por supuesto las conclusiones no suelen ser tan sencillas, en tanto se entrecruzan diferentes variables que pueden interferirse entre sí, aumentando o menguando algunos indicadores. Aquí se pone en juego el talento del profesional para realizar una síntesis coherente de un determinado período.

Llegados a este punto, por demás explícito, aparecen algunas corrientes de opinión dentro de nuestra propia actividad que enturbian el panorama, nuestra labor y la comprensión del público neófito.

Una es la de quienes argumentan que se dedican a la “astrología psicológica” y no realizan predicciones. Orientar la tarea hacia el auto conocimiento no implica ignorar que la subjetividad se despliega en el tiempo, si no el sujeto sería una imagen fija y no un devenir. Este enfoque tiende al enojo cuando el cliente pregunta si es un buen momento para poner en venta su casa o para cambiar de empleo. Como si el astrólogo estuviera sólo para cosas trascendentes y no para esas trivialidades de la cotidianidad .

Otra corriente se enfoca en pretender asegurar que en la tarde de determinado día, el consultante tendrá un encuentro afectivo, o un accidente o lo que sea. Como si tuviese frente a sí abierta una agenda y al nativo le correspondiese solamente llegar con precisión la hora de cada cita con la vida. Frente al reclamo por algunas inexactitudes en los acontecimientos augurados, siempre habrá un repertorio de explicaciones técnicas para cubrir las falencias propias.

Estas posturas extremas generan presiones y frustraciones en la actividad profesional, desvirtuando una labor por demás apasionante como es acompañar al otro en la comprensión de sí mismo y en los desafíos que presenta la vida. Dicho de otro modo en el ¿cuándo? y en el ¿cómo? (cantidad y calidad del tiempo) de las diferentes etapas vitales.

No tiene derechos para añadir comentarios

   

Conectarse  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

0.png2.png0.png8.png6.png0.png3.png
Hoy174
Ayer289
Ultima semana463
Ultimo mes3471
Total208603

Sus datos de conexión

  • IP: 54.224.17.157
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

4
en línea

Martes, 17 Julio 2018 15:47
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia