Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

RECORDANDO EL MURO DE BERLÍN-Silvia CeresEl actual tránsito de Saturno por Capricornio -el primero posterior a la caída del Muro y el segundo desde su construcción- es una buen pretexto para reflexionar sobre cómo anda la humanidad luego de ese importante acontecimiento.

Haciendo un poco de historia, recordemos que se construyó el 13 de agosto de 1961 (Saturno 24º49’ Capricornio, retrógrado) y fue derrumbado el 9 de noviembre de 1989 (Saturno 10º03’ Capricornio).

La bella ciudad alemana de Berlín data del siglo XIII y fue creciendo en extensión e importancia hasta convertirse, por su actividad cultural y su vida bohemia, en una de las principales capitales europeas de fines del siglo XIX y principios del XX.

Terminada la II Guerra Mundial, se la divide en cuatro zonas de ocupación y queda sometida al Consejo de Control Aliado, poder estatal supremo en el territorio de los vencidos.

A partir de la fundación de la República Federal de Alemania (23 de mayo de 1949) y de la República Democrática Alemana (6 de octubre de 1949), Berlín oeste va integrándose paulatinamente al área de los países occidentales, mientras que Berlín este fue incorporándose al bloque de los países socialistas, cuyo referente es la URSS.

Una mañana estival de agosto de 1961 una novedad sorprende a los berlineses y a todo el mundo: a lo largo de 1350 km. aparecen alambradas con torres de vigilancia que van desde el Mar Báltico hasta la frontera con Checoslovaquia poniendo fin a la libre circulación entre las dos mitades de la ciudad.

El Muro pasó a ser parte del paisaje cotidiano, algo tan característico de la ciudad como la puerta de Brandemburgo. Fue construido con Saturno en Capricornio, siendo un tema de este signo y del planeta la noción de muralla (de hecho en grandes trechos eran alambrados de púas, aunque siempre se lo denominó como si fuera una construcción monolítica de ladrillos), de frontera, de límite. Un símbolo del mundo bipolar de la segunda mitad del siglo XX.

El siglo XX fue caracterizado por el historiador británico Eric Hobsbawn, como un período de grandes movimientos de masas (Revolución Soviética, Revolución China, Brigadas Internacionales) así como de importantes desplazamientos de ejércitos (las dos Guerras Mundiales, desembarco de Normandía, batalla de Leningrado). También la producción industrial se realiza de manera masiva, con enormes conglomerados productivos y un gran mercado de consumidores. El Muro, participando del espíritu del siglo era extenso, sólido, imponente.

El símbolo de esta época en el que el poder está concentrado en dos polos antagónicos, que de manera tensa mantienen una "Guerra Fría" que produjo miles de conflictos y millones de víctimas que padecieron el juego entre las dos potencias, tenía que ser un enorme y ominoso Muro que dividía el mundo en dos bloques. Todo parece remitir a Capricornio, que como signo Cardinal y de Tierra, siente una necesidad imperiosa de acrecentar su territorio a la vez que lo defiende de cualquier enemigo que pueda amenazar su dominio.

Ahora bien, ¿qué función cumplía esta pared medianera que dividía Europa en dos? Si comprendemos su tarea, tal vez entendamos por qué cuando Saturno retornó a Capricornio esa construcción sólida, amenazante, que parecía eterna, cayó como un castillo de naipes.

Algunos estudiosos -como el estadounidense Honore M. Catudel- cuestionaron el papel de las potencias mundiales, que al darse cuenta que sus intereses no sería tocados por la RDA, formularon con gran retraso una nota de protesta, que en ningún momento amenazó sancionar a la República Democrática en su papel internacionalmente aceptado de estado soberano en el ámbito político, económico, social, cultural y deportivo.

En gran medida, la llamada por los comunistas "Frontera de la Paz" dio seguridad a ambos bloques, ya que conseguía aislar un sistema social de otro, con lo cual su papel "saturnino" poseía un fuerte rédito tanto para los países capitalistas como para los de atrás de la Cortina de Hierro.

Cumplido un ciclo de Saturno, va madurando la necesidad de evaluar el cómo y el para qué de la caparazón que protegió tanto a Oriente como a Occidente. Finalmente se demuele porque ya no sirve a los proyectos del poder, la frontera graficaba el equilibrio de fuerzas entre el Primero y el Segundo Mundo. La unificación de Berlín mostró el nuevo tablero mundial, con un poder único y hegemónico cuya sede simbólica fue Wall Street, allí cerca de donde se levantaban, erguidas y orgullosas, dos torres mundialmente famosas.

Las denominadas Torres Gemelas fueron inauguradas el 04 de abril de 1973 -con Saturno en 15º48’ Géminis- y derrumbadas el 11 de setiembre de 2001 -Saturno en 14º44’ Géminis-. Como vemos, Saturno parece decidido a poner en cuestión los falsos dominios.

Lamentablemente el siglo XXI no trajo paz ni prosperidad al mundo. Por el contrario, en 2018, el Congreso estadounidense aprobó un aumento masivo del presupuesto militar, mientras Rusia, China y Corea incrementan sus propios arsenales, marcando el inicio de una preocupante escalada de amenazas nucleares. Mientras las potencias se arman, grandes masas de población se desplazan corridos por las guerras y la miseria.

¿Cuántos retornos de Saturno serán necesarios para abandonar las suicida políticas de luchas hegemónicas, permitiendo que el mundo se convierta en un lugar un tanto más amistoso y confiable para vivir?

 

No tiene derechos para añadir comentarios

   

Conectarse  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

0.png2.png0.png2.png8.png3.png0.png
Hoy4
Ayer230
Ultima semana458
Ultimo mes3938
Total202830

Sus datos de conexión

  • IP: 54.224.255.17
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

1
en línea

Miércoles, 20 Junio 2018 00:16
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia