Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Se denomina economía colaborativa a un nuevo modelo de comercio basado en el intercambio y en disponer en común de un conjunto de bienes y servicios. Se asienta sobre varios preceptos: compartir en vez de poseer, la circulación de objetos entre desconocidos, el trueque, la gratuidad, hoy tan estimulada por el crecimiento de la web.

Es una renovación del viejo y tradicional mercado sólo que en formato digital, tratando de conectar gente que busca algo con otros que pueden ofrecerlo.

Todos necesitamos en algún momento una herramienta para realizar una tarea determinada que debido al breve uso, no amerita adquirirla. Hasta hace una décadas, era frecuente pedirle a un vecino que nos prestara por ejemplo el taladro para realizar los 3 orificios que probablemente hiciéramos por única vez en nuestra vida. Hoy esta función la cumplen los “vecinos digitales”.

Los defensores de este modelo económico resaltan como valores la reducción del consumismo, la creación de entornos más sostenibles y la eliminación del despilfarro. Así mismo aparecen señalados el sentido positivo de la ayuda mutua y el poner en cuestión el ansia de posesión.

La oferta es variopinta: una amplia gama de objetos, libros, viajes, alojamientos, y un largo etcétera.

Hasta acá la descripción de esta modalidad, recuerda a quienes manejamos conceptos astrológicos que a partir de 2020, Júpiter y Saturno ya despedidos de su ciclo de conjunciones en Tierra ingresarán a los signos de Aire. ¿Y qué mejor manifestación del ir y venir del aire que el desdén por la posesión material y el interés por el intercambio y la colaboración?

Pero esta transición de un elemento a otros no es tan lineal ni sencilla. Uber la plataforma que conecta a pasajeros con conductores de autos, en sólo 5 años ya actúa en 132 países y vale 68.000 millones de dólares. Airbnb, la plataforma online de alojamiento para particulares, desde su inicio en 2008 ya colocó a más de 40 millones de viajeros en 191 países, vale hoy en Bolsa más de 30.000 millones de dólares, sin ser propietaria de una sola habitación. Su cotización es mayor que la de la cadena Hilton y que la suma del Hyatt y el Marriot.

¿Dónde radica su ganancia? Primero en el costo 0, es decir no invierte nada en mantener funcionando infraestructuras, ni personal a su servicio, y mucho menos tributando por impuestos o cargas laborales. En segundo lugar cobra por cada transacción el 3% al propietario y entre el 6 y el 12 % al inquilino. Lo que se llama un negocio redondo.

Quisiera señalar una ambigüedad propia del elemento Aire. Por un lado, estas formas de comercialización otorgan un sentimiento de libertad al usuario, de protagonista de las propias decisiones. Pero el entusiasmo ayuda a olvidar los efectos colaterales: la expulsión de gente del mercado laboral. Como dice Z. Bauman: al capitalismo siempre le sobra población, que en una época envió a las colonias, en otras mató en cruentas guerras y que ahora parecen tener un destino de zombies vagando sin ningún rumbo. En cuanto a los dueños de estas mega empresas lo que hacen es utilizar la tecnología para reproducir lógicas extractivistas en versión digital.

En consecuencia, detrás de un perfil de realización de aquellas antiguas utopías sociales de libertad y solidaridad sostenidas por algunas corrientes políticas y el hippismo del siglo pasado, nos encontramos con el viejo y conocido capitalismo, cumpliendo a rajatabla con su premisa básica: ganar lo más posible corriendo los menores riesgos. Como dirían nuestras abuelitas: “Es el mismo perro con distinto collar”.

No tiene derechos para añadir comentarios

   

Conectarse  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

0.png3.png4.png2.png5.png1.png6.png
Hoy159
Ayer272
Ultima semana1526
Ultimo mes3174
Total342516

Sus datos de conexión

  • IP: 3.214.224.224
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

2
en línea

Domingo, 16 Febrero 2020 17:28
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia