Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Todos los planetas -con excepción de las luminarias- manifiestan periódicamente un movimiento retrógrado, en contra del orden de los signos. Dentro del movimiento normal o “directo” muestran cada tanto una velocidad máxima y una velocidad mínima que se denomina “estacionario”, previa a ir en dirección opuesta hasta alcanzar poco a poco nuevamente un máximo de velocidad, una vez lograda vuelve lentamente al estado estacionario, tras lo cual retoma el sentido directo.

Este extraño vaivén desde el punto de vista geocéntrico, no existe para el punto de vista heliocéntrico: para un observador parado en el Sol mismo, solamente existiría el movimiento directo de los planetas.

Para hablar de esta retrogradación aparente, diferenciaremos dos grupos de planetas:

1. Los planetas interiores, Mercurio y Venus. Forman conjunción con el Sol, cuando se hallan aproximadamente en el ciclo medio de su retrogradación.

2. Los planetas exteriores –Marte a Plutón-. Realizan oposición con el Sol, cuando se encuentran próximos al ciclo medio de su retrogradación.

La interpretación de que un planeta retrógrado actúa desfavorablemente puede ser comprensible, porque la retrogradación siempre coincide con una cierta conjunción u oposición al Sol.

A. Ruperti señala que la retrogradación de los planetas lentos –opuestos al Sol y más cercanos a la Tierra- permiten al individuo observar su funcionamiento más atentamente. El hecho de que los planetas se visualizan con mayor brillo, puede invitar simbólicamente a una mayor iluminación de sus efectos.

¿Qué significa la retrogradación?

Si pensamos la carta natal como una fotografía de un determinado cielo, sería irrelevante si un planeta está directo o retrógrado, ya que en ese cuadro fijo no se observa ningún movimiento. Pero el mapa es una fase breve de un devenir, de manera que la dirección planetaria es significativa.

O. Adler utiliza la imagen del fluir de un río. Así lo retrógrado aparece como intentando ir en contra de la corriente, un cierto obstáculo para vivir fluidamente aquello que denota el planeta.

Sea porque aparece fundido o alejado del Sol, guía la atención -de manera consciente o no- hacía un área de vida determinado y lo retiene allí. Así se hará notar exigiendo un mayor afán que los planetas que siguen el sentido del cauce del río.

El planeta retrógrado viene de un punto aguas abajo en el que ya estaba antes del nacimiento. Vuelve desde el futuro hacía el presente, y pretende ir río arriba hacia el pasado. Es como si alguien que se hubiera adelantado demasiado tuviera que volver hacia atrás, a buscar algo que se ha olvidado llevar consigo. Estos puntos retrógrados son recuerdos del pasado, que se convierten en factores de latencia en el desarrollo del nativo. Se caracterizan por su mayor aspereza o desidia; sus efectos son más difíciles de cambiar que los de los puntos directos del horóscopo.

E. Bacher define la retrogradación como recapitulación, asociada a la memoria, un modo de asegurar la perfección de los procesos evolutivos. Como cuando alguien repasa los pensamientos, palabras y acciones de un día, puede destilar el valor significativo de esas actividades. Hay un reconocimiento –conocer de nuevo- en toda recapitulación.

La retrogradación podría definirse como retraimiento: el planeta se orienta hacia un punto de vista interno, se percibirá menos desde el exterior, pero intensamente desde la individualidad. Produce cierto grado de timidez, modestia, concentración, y a veces, sentimiento de inferioridad.

Para Bil Tierney, el planeta retrógrado no está interesado en adquirir nuevas experiencias -como el directo- sino en revisar las experiencias pasadas. Opera desde una perspectiva más subjetiva, dando rasgos profundos de carácter, de índole reflexiva y contemplativa. Aunque muy receptivo a las corrientes interiores, es reticente a mostrar sus energías libremente. Busca respuestas dentro de sí, mientras que el mismo planeta directo la busca en la interacción con el mundo.

Palabras claves: meditativo, intenso, perceptivo, fuerza interior, humildad, autoconocimiento, sutil, reflexivo. Retirado, inhibido, desajustado, tímido, evasivo, represivo.

La opinión compartida por los astrólogos es que los planetas retrógrados privilegian el mundo interno sobre el externo. Una forma sencilla de pensarlo es volviendo a las regencias planetarias. Así tenemos que:

 

PLANETA DOMICILIO ACTIVO DOMICILIO PASIVO

Mercurio Géminis Virgo

Venus Libra Tauro

Marte Aries Escorpio

Júpiter Sagitario Piscis

Saturno Acuario Capricornio

 

De manera que Mercurio retrógrado es más reflexivo que comunicativo, y esto le otorgaría un matiz similar a su domicilio pasivo -Virgo- más allá del signo que ocupe en la carta que se evalúa.

 

Venus retrógrada funciona más atenta a su armonía interna que a sintonizar con el otro, de forma que asemeja su funcionamiento más al de Venus en Tauro que en Libra.

 

Marte retrógrado sabe que la auténtica pelea y el verdadero triunfo no está en el afuera -Aries-, sino en vencerse a si mismo, al tumultuoso mundo emocional -Escorpio-.

 

De la misma manera, Júpiter retrógrado se tiñe de un matiz pisciano, sensible, místico, compasivo más que sagitariano confiado y optimista.

 

Por último, Saturno retrógrado internaliza un super yo estricto, más cercano a Capricornio que a Acuario.

 

En relación a los tres transaturninos, no sólo es más frecuente que estén retrógrados , por razones astronómicas, sino que podría pensarse que dada su injerencia en abrir posibilidades a caminos trascendentes, el tema de internalizar la energía no se lleva mal con la función que cumplen.

 

Posición estacionaria

El planeta aquieta su movimiento. Si es un planeta lento, mantiene por varios días su mismo grado y minutos. Si es rápido, mantiene por varios días su mismo grado.

Señala concentración intensa, interés delimitado y enfocado. Persistencia tenaz, resistencia que puede llegar a la inmovilidad –dependiendo de la calidad y los aspectos-. Vigor y resistencia.

Mercurio. Intensifica su acción. Actúa como un reflector que concentra la luz en un área delimitada, dejando a oscuras el resto del escenario.

Venus. Enfatiza la creatividad.

Marte. Gran energía concentrada; actúa bajo una gran tensión interior.

Júpiter. Fe y confianza en su propio potencial para seguir su sendero personal.

Saturno. El exceso de rigor interno produce sentimiento de inferioridad.

Urano. Impulso repentino para liberar su auto expresión.

Neptuno. Mayor vulnerabilidad a las vivencias internas.

Plutón. Se enfoca monotemáticamente en descubrir las fuentes de poder – individual, político o de la naturaleza-

Estacionario hacia retrógrado: disposición más subjetiva e internalizadora. Mayor impacto que si fuese meramente retrógrado.

Estacionario hacia directo: se muestra más activo que los planetas directos. Ya está maduros para entrar en acción, desarrollando lo que interiormente ha destilado.

En la próxima nota, seguiremos con este tema.

No tiene derechos para añadir comentarios

   

Conectarse  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

0.png2.png4.png3.png9.png6.png9.png
Hoy152
Ayer235
Ultima semana387
Ultimo mes2664
Total243969

Sus datos de conexión

  • IP: 52.91.245.237
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

3
en línea

Martes, 11 Diciembre 2018 18:25
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia