Imprimir
Categoría: Artículo principal
Visto: 4582

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

¡Hola! Bienvenido a este nuevo lugar de encuentro donde iré agregando paulatinamente artículos que están abiertos a comentarios, dudas y cuestionamientos de los lectores para tender así un nuevo vínculo de comunicación.

Cuando nos encontramos frente al desafío de exponer temas, creo que el primer impulso es intentar elaborar algo que aún no fue pensado por nadie: el funcionamiento de un planeta desconocido, un sistema eficiente que permita comprender todas las situaciones humanas, etc. etc.

Por suerte, los años me enseñaron que aún corriendo el riesgo de no ganar un premio a la originalidad, no deja de ser una buena apuesta repensar lo ya conocido a fin de encontrar mayores significados.

La información disponible hoy aumentó de manera exponencial, extendiéndose por la superficie inabarcable del ciberespacio -un verdadero festín para Mercurio- de vez en cuando vale actualizar lo ya sabido, con el fin de encontrar otras reflexiones posibles.

Revisar, cuestionar conceptos, no dar nada por verdadero sólo porque fue enunciado por cierto autor o profesor, quebrar el criterio de sometimiento a una supuesta autoridad intelectual, adueñarnos del saber, protagonizar nuestro aprendizaje desde la simple pregunta por el por qué, no es un tema menor. Y aunque no arribemos a una respuesta definitiva, vale la habilitación para seguir pensando. Si este objetivo se logra, la tarea estará cumplida.

La invitación entonces es subir a bordo para navegar por el amplio mar del conocimiento y conformando una tripulación heterodoxa, donde unos serán grumetes y otros capitanes, pero lo mejor de todo es que juguemos a intercambiar los roles. Unos seremos aprendices en algunos temas, y expertos en otros, pero ojalá todos podamos disfrutar del viento y de un horizonte que promete espacios infinitos.

A modo de cierre de esta pequeña introducción, cedemos la palabra al gran poeta portugués Fernando Pessoa:

Navegantes antiguos tenían una frase gloriosa:

Navegar es preciso; vivir no es preciso” (…)

Vivir no es necesario, lo que es necesario es crear.